Begin typing your search above and press return to search. Press Esc to cancel.

Frases divertidas

Category

“ HISTORIAS CORTAS: Sueños IncoherentesLINK: http://enlamentedegonzalorbaleato.blogspot.nl/2017/04/historias-cortas-sucesos-inevitables.html Me encontraba en un bar con unos amigos en la zona vip. Al dar un vistazo a mí alrededor pude ver dos puertas; una llevaba a la salida, la otra no estoy muy seguro pero creo que era un almacén. Un amigo y yo entramos por esa puerta y fuimos parar al futuro. Aparecieron tres personas más; dos chicas y un chico. Teníamos que recorrer una larga distancia para volver por donde habíamos salido. Un huracán se formó repentinamente azotando la zona. Intentamos salvarnos como pudimos y nos metimos en un helicóptero que vimos aparcado, pero el huracán parecía que nos perseguía. Poco después de despegar perdimos el control y nos estrellamos en el agua. Por alguna razón, los cinco salimos desnudos mientras subíamos por una colina, el agua comenzaba a burbujear muy lentamente hasta que explotó una y otra vez. A nosotros no nos pasó nada, pero estábamos asustados. Poco más tarde vimos lo que parecía un camino rodeado de selva y decidimos ir por él. Aparecimos en un lugar más amplio, en donde observamos una máquina bastante extraña y que no sabíamos cómo funcionaba. Sn embargo, mi amigo tenía un aparato de impulsos eléctricos y lo que hizo fue darle corriente, (he de decir que para entonces ya estábamos vestidos). La máquina empezó a chispear por todos los lados, aun así tenía pinta de que funcionaba. Una luz fuertísima nos cegó temporalmente y no sé cómo, volvimos a parar de nuevo en el bar, pero minutos antes de que yo mismo y mi amigo saliéramos por primera vez por la puerta del almacén, viéndonos a nosotros mismos. Quedamos alucinados. Al instante les avisé de que un huracán iba atacar la zona si abrían la puerta, en ese momento mi amigo y yo volvimos al futuro para regresar al presente una vez solucionado la fase temporal. Tuvimos que utilizar varios objetos para retornar a la normalidad. Empezamos girando la manilla de una puerta para ponerla en la posición adecuada, después dejamos una ventana abierta (ni siquiera sé de donde salió). Dejamos una silla con cierta inclinación y más cosas que no recuerdo. Cuantos más objetos utilizábamos como llaves, más fácil era volver al presente. Pero hubo un fallo, una de las cosas no se pudo hacer, eso hizo que no se completara la clave necesaria, impidiéndonos volver a nuestro tiempo. — ¿Qué cree que significa doctora? —Que duermes demasiado. — ¡Ah! Vale. ”